Alquilar un Barco en Malasia

Alquilar un Barco en Malasia, Malasia es un país ubicado en el sureste asiático que consta de trece estados y tres territorios federales, con un área de 329 847 km². Su capital es Kuala Lumpur pero Putrajaya es la sede del gobierno. Tiene una población de veintisiete millones de habitantes, distribuida en un territorio dividido en dos regiones por el mar de la China Meridional. La de Malasia Peninsular se encuentra en la península malaya y limita al norte con Tailandia y al sur con Singapur. La de Malasia Oriental, por su parte, está situada en la zona septentrional de Borneo y limita al sur con Indonesia y al norte con Brunéi. Se encuentra cerca del ecuador y su clima es tropical.

Malasia es un destino 100% recomendable si quieres un lugar seguro, con excursiones y actividad, que ofrece de todo, desde grandes ciudades hasta selva.

Malasia tiene una una gran ventaja para los turistas principiantes: son tres pueblos asiáticos principales (malayos, chinos e indios) que conviven pacíficamente en el mismo país creando un destilado único y muy representativo de lo que es la esencia de Asia. Por otro lado, viajar a Malasia supone poder contemplar una belleza espectacular y unos paisajes contrastantes que todavía son un secreto bien guardado aquí en Europa! Desde playas paradisíacas (Langkawi, Costa Este) vía terrenos montañosos coloniales (Cameron Highlands) hasta la selva tropical  con una grandísima  diversidad de especies (Borneo). Desde pueblos llenos de historia (Malacca, Penang) hasta ciudades muy modernas (Kuala Lumpur, Singapur), en la “pole position” para comerse el futuro.

Alquilar un Barco en Malasia, Aunque el país que visitáis sea exótico, vais a agradecer unas condiciones logísticas que os pondrán el viaje a Malasia fácil. Entre varios destinos asiáticos, Malasia ocupa uno de los primeros puestos en cuanto a condiciones logísticas se refiere. Puede presumir de ofrecerlas todas, desde buenas conexiones aéreas internacionales (¡con buenos precios incluso en Agosto!) y regionales hasta una red de carreteras muy buena e incluso unas líneas de ferrocarril que trasladan el lujo asiático sobre raíles. Por último, cabe destacar que al ser herencia de una colonia británica muchos locales hablan muy bien inglés (tenemos algunos guías en español también) y que la comunicación con ellos resulta muy cómoda.  

Viajar es dejarse inspirar, así que un punto de partida podría ser descubrir Malasia a través de nuestras experiencias personales.

En el límite con Tailandia, en la parte norte del país, y junto al Golfo de Tailandia que baña sus playas, se erige la costa este de Malasia, un paisaje rodeado de mar y montañas con una riqueza agrícola basado en las plantaciones de palma y los árboles de caucho.

en la costa este de Malasia, un paraje aún virgen en el medio del mar. El agua es cristalina con abundante vida marina para observar y también disfrutaremos de reducidos pero excelentes complejos turísticos para pasar unos días en lo que podríamos llamar el paraíso. Malasia ha permanecido relativamente ignorada por muchos viajeros que preferían disfrutar de las playas, la cocina y la cultura tailandesa o los paraísos naturales, el buceo y el surf de calidad que ofrece Indonesia. Pero aunque sus hermanos geográficos siguen atrayendo a millones de turistas cada año por méritos propios, no es menos cierto que este país, extrañamente repartido entre el continente asiático y el norte de la isla de Borneo, está alcanzando el estatus que le corresponde en el escenario turístico internacional.

Y no es para menos, una población amable y educada, y unos espacios naturales únicos, se une la buena salud económica y estabilidad política de la que ha gozado en los últimos 20 años. Las infraestructuras son de las mejores de todo el sudeste asiático y el turismo es una fuente de ingresos fundamental que los malayos miman y cuidan con esmero. Los números hablan por sí solos: más de 25 millones de personas visitan Malasia cada año, solo superada por China y Tailandia en el continente asiático. La gran mayoría provenientes de otros países asiáticos, con la vecina Singapur a la cabeza. La llegada de turistas del medio oriente asiático también es significativa.  Malasia se está convirtiendo en uno de los destinos más solicitados por los países islámicos.

¿Y que tiene este país de especial? Sin lugar a duda, sus espacios naturales; son su gran tesoro. Tanto en la zona continental como en Borneo, Malasia destaca por sus junglas y parques nacionales, así como sus fondos marinos y costas. Los ingresos procedentes del turismo de naturaleza permiten que muchas áreas se estén protegiendo y salvando de la deforestación y la degradación ambiental que han asolado la región en las últimas décadas. Al estar bañada por dos océanos y tres mares distintos, así como poseer una variabilidad climática y geográfica tan amplia, el rango de ecosistemas marinos, playas e islas es tal, que se hace realmente difícil no encontrar una que no se adapte a las necesidades de cada viajero. Desde emuladores de Jacques Cousteau a fanáticos de Supervivientes, pasando por aquellos que sueñan con playas tropicales de postal, mochileros barbudos, surferos o hedonistas en busca del lujo exclusivo. Todos tienen su trocito de océano particular esperando con los brazos abiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *